2 de marzo de 2010

Frederik Pohl - Los Anales de los Heechees

Uno de mis principales vicios es la lectura, como probablemente ya sepas, y dentro de ella tengo la necesidad enfermiza de terminar cualquier serie que haya empezado. Aunque al segundo libro me haya aburrido de la muerte (que no es el caso), hasta que no he terminado con toda la historia no puedo descansar (psicológicamente hablando); es una incapacidad, la de no poder decir "hasta aquí llego", la de querer saber que narices hace el autor con los personajes.

Esto se hace particularmente difícil con la Saga de los Heeches de Frederik Pohl, publicada en la colección de Ciencia Ficción de Ultramar hace tiempo descatalogada y que sólo puedes conseguir en librerías de viejo, mercadillos y sitios así. En su momento, hace más de una década, me compré los tres primeros títulos de la saga desconociendo que estaba compuesta por cuatro, ¡putadón! Así que me he quedado a un cuarto de terminarla durante innumerables años :-(

Afortunadamente cayó en mis manos hace poco este libro que hoy les traigo, vía préstamo de un amigo, así que ya puedo morir en paz. Bueno, cuando complete otras series que tengo inconclusas por lo que me da que me queda para rato. De la contraportada:
En las profundidades de una casi sólida esfera de energía llamada el Kugelblitz, inmediatamente fuera del halo de la Vía Láctea, se hallaban los potenciales destructores del universo.

Los humanos los llamaban el Enemigo. Los Heechees los llamaban los Asesinos. Ninguna criatura que los hubiera visto había vivido lo suficiente para contarlo. Pero las antiguas ruinas dispersas por toda la galaxia, y los esparcidos restos de razas como los Perezosos y los Cerdos Vudú, mostraban pruebas del del poder devastador del Enemigo..., y de su fría determinación de destruir toda vida inteligente. Ahora, desde hacía eones, el Enemigo había permanecido estrategicamente silencioso, pero la historia galáctica dejaba bien claro que podían golpear de nuevo en cualquier momento. Así que Heechees y humanos se habían unido en una vigilancia constante en los alrededores del Kugelblitz.

La avanzada tecnología Heechee había permitido a Robinette Broadhead vivir más allá de su muerte como una personalidad albergada en una máquina. Pero ni siquiera él, virtualmente inmortal y con un acceso ilimitado a milenios de datos acumulados, podía descubrir qué era el Enemigo..., o cómo detenerlo.

Ahora parecía como sí el Enemigo se hubiera aventurado a salir de nuevo. Mientras humanos y Heechees reunían sus fuerzas para defenderse contra una raza alienígena que nunca había conocido la derrota, Robin Broadhead descubría que él era el único capaz de enfrentarse al Enemigo cara a cara..., un enfrentamiento que determinaría el futuro de todo el universo.

Con Los anales de los Heechees se cierra una de las sagas más famosas de la ciencia ficción contemporánea, que se inició con la multipremiada Pórtico y siguió con Tras el incierto horizonte y El encuentro, todas ellas publicadas en esta misma colección.
La serie, en rasgos generales, la puedo catalogar como buena aunque para mi gusto este último libro fue un poco flojo. No sé, manía que tienen muchos autores de resolver miles de páginas de historia en los dos últimos capítulos (bueno, ó 20, viene a ser lo mismo), pero aún así recomendable, sin duda.
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: