2 de febrero de 2010

Ese no tan obscuro objeto del deseo

Porque obscuros sí que tengo unos cuantos pero prefiero mantenerlos para la intimidad, la propia y la de la mente colmena que forma mi grupo de gente; de todos modos no hay nada realmente escandaloso o censurable, a no ser que tu moral sea completamente diferente a la mía en cuyo caso es muy probable que no estés por estos lares o que no formes parte de mi grupo de amistades, ¿no?

Pero de los no tan obscuros hay uno que me llama la atención desde hace un tiempo pero que hasta ahora no he podido (ni querido) cumplir; podido porque por ahora me parecen demasiado caros; querido porque aún considero que hay que esperar un poco más hasta que se desarrollen por completo, tanto el aparato en sí como el formato final y los modos de distribución. ¡Ah, qué aún no he dicho de que se trata! Pues omá, yo quiero un libro digital; bueno, más que un libro, que de ésos tengo unos cuantos, estaría bien tener un lector.

Mas lo que sí estoy dispuesto es a dejar que me lo regalen. Y si para eso tengo que escribir un post de publicidad, pues hala, lo hago, que no se me caen los anillos; lo único que no me satisface completamente es que no es un regalo directo, qué va, es un sorteo y con la suerte que he tenido de último seguro que no me va a tocar, pero oye, es como el chiste, si no compras el billete de lotería...

Así que aprovechando que en Entre blogs sortean un Papyre (que es un lector español, que tiene muy buena pinta y tal) y aprovechando también que me apunto a un bombardeo, pues hala, aquí está la entrada; ahora, a cruzar los dedos y que me toque y eso (si fuera creyente rezaría y tal, pero como que no). Vas a ver que tampoco me toca, ya estoy acostumbrado a que se cumpla sólo lo que no deseo profundamente; eso es bueno, las pocas veces que sí se cumple te llevas una alegría de cullons (el que no se consuela).

Se ha vuelto a nublar, déjame volver a ponerle la batería al portátil, que eso me salvó ayer del par de apagones; puñetero país, que en pleno siglo XXI sigan pasando estas cosas.
Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

A mí me regalaron por reyes un Sony Pocket Edition y estoy contentísimo..

exseminarista ye-ye dijo...

Malaje...

ANuRa dijo...

Oye, si por un casual esta vez alguien te hace caso y te encuentras con dos, me puedes reservar uno? :)

exseminarista ye-ye dijo...

¡Oído cocina! Aunque así entre tú y yo me temo que nos quedaremos igual: a 0 :-P