22 de enero de 2010

Seguimos instruyéndonos

El enorme desarrollo de nuestro vigente sistema económico... lleva a una inmensa acumulación de la riqueza social en manos de las minorías privilegiadas y al continuo empobrecimiento de las grandes masas populares.... Ha sacrificado los intereses generales de la sociedad humana a los intereses privados e individuales y, con ello, minó sistemáticamente las relaciones de hombre a hombre. No se tuvo presente que la industria no es un fin en sí misma, sino que debiera constituir el medio de asegurarle al hombre su sostén y hacerle accesibles los beneficios de una actividad intelectual superior. Allí donde la industria lo es todo y el hombre no es nada, comienza el reino de un despiadado despotismo económico, cuya obra no es menos desastrosa que la de cualquier despotismo político.
Ambos se dan mutuo auge y se nutren en la misma fuente.
Anoche precisamente estuve hablando un ratito del tema con P. y K. De hecho, tengo un post semiescrito sobre dicha conversación, a ver si me pongo y lo termino, pero es curioso ver como muchas veces ser repiten los mismos apellidos en las cúpulas económica y política (en los tres partidos) de las Islas. Ya hablaré un fisco más del tema.
Hasta que no diga lo contrario todas las citas son del libro Anarcosindicalismo (teoría y práctica) de Rudolf Rocker. Si quieres saber más puedes empezar por aquí, interesante listado de lecturas.
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: