28 de enero de 2010

Cartas desde el siglo II (VI)

Decíamos ayer: vaya, vaya, parece que en vez de aparecerse el arcángel para anunciarte lo hizo un simpático soldado romano, de lo que nos vamos enterando... ¡Y para más INRI Suso fue a la sede egipcia de Hogwarts! Así hasta yo hago truquitos :-)

Hoy, del bautizo y el profeta (recordemos Celso sigue hablando como si fuera un judío que se dirige a Jesús):
9. Es verdad que, cuando tuvo lugar tu bautismo por Juan en el Jordán, alegas que en ese momento preciso una sombra de pájaro descendió sobre ti desde lo alto de los aires y que una voz celeste te saludó con el nombre de Hijo de Dios. Mas ¿qué testimonio digno de crédito vio ese fantasma alado? ¿Quién oyó esa voz celeste que te saludaba con el nombre de hijo de Dios; quién, sino tú sólo y, si debemos creerte, uno de los que fueron castigados contigo?

10. Un profeta, es verdad, dijo en otro Tiempo en Jerusalén que un hijo de Dios vendría para hacer justicia a los fieles y castigar a los ma­los. Pero ¿por qué habría de aplicarse a ti precisamente, con preferencia a miles de otros nacidos desde esa profecía, tal vaticinio? Numerosos son los fanáticos e impostores que se pretenden en­viados de lo Alto en calidad de Hijo de Dios. Si, como pretendes, todo hombre que nace conforme a los designios de la Providencia es hijo de Dios, ¿qué diferencia hay entre ti y los otros? Y muchos sin duda refutarán tus pretensiones y probarán que es a ellos mismos a quienes debe aplicarse tales profecías que incluiste a tu propia cuenta.

Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: