27 de enero de 2010

Cartas desde el siglo II (V)

Decíamos ayer: pues no me acuerdo casi y no voy a ponerme a buscar. Creo que era algo como viniendo de pastores que se iba a esperar o algo así.

Hoy comenzamos con la carta en sí. Hoy pondremos en duda el milagroso nacimiento de Jesús; ya que apenas han pasado ciento y poco años las fuentes son mucho más fiables que las que tenemos a mano hoy en día, ¿no? Lee, lee, para ver lo que se decía por aquel entonces de la inmaculada concepción...
Libro Primero: Crítica del Cristianismo desde el punto de vista del Judaísmo.

1. Celso pone en escena a un judío que habla con Jesús directamente y contesta a su origen divino.

7. Comenzaste por fabricar una filiación fa­bulosa, pretendiendo que debías tu nacimiento a una virgen. En realidad, eres originario de un lu­garejo de Judea, hijo de una pobre campesina que vivía de su trabajo. Ésta, culpada de adulterio con un soldado llamado Pantero, fue rechazada por su marido, carpintero de profesión. Expulsada así y errando de acá para allá ignominiosamente, ella dio a luz en secreto. Más tarde, impelida por la miseria a emigrar, fuese a Egipto, allí alquiló sus brazos por un salario; mientras tanto tú aprendiste algunos de esos poderes mágicos de los que se ufanan los egipcios; volviste después a tu país, e, inflado por los efectos que sabías provocar, te proclamaste dios.

8. ¿Sería acaso tu madre tan bella como para corresponder a un Dios, cuya naturaleza entre tanto no soporta que Él se rebaje a amar a simples mortales? ¿Querría un dios disfrutar de sus caricias? Pero repugna a un Dios que Él haya amado a una mujer sin fortuna ni nacimiento regio como tu madre, porque nadie, ni siquiera sus vecinos, la conocían. Y, cuando el carpintero, lleno de odio por ella, la expulsó, ni el poder divino ni el «Lo­gos», hábil en persuadir, la pueden salvaguardar de una tal afrenta. Nada hay en esto que haga presentir el Reino de Dios.
Vaya, lo del centurión romano ya lo había escuchado por otros lares (vale, en la Vida de Brian también, pero no cuenta mucho), si el río suena...
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Jezabel dijo...

Vas a ir al infieeeeeerno!

exseminarista ye-ye dijo...

Obviamente no. Como no existe me comerán los gusanos. Si existiera (o existiese) sería todo amor, por lo que tampoco. Vamos, es jugar sobre seguro :-P
(Sería una putada que existiera [o existiese] y fuera el chungo vengativo del antiguo testamento, pero no creo)