24 de enero de 2010

Cartas del siglo II (II)

Decíamos ayer: ¡vaya por el Nota, si para ser cristiano hay que abominar de estatuas impías! Quién lo hubiera dicho... Seguimos aún en el prefacio, sí que tiene jugo que sacar la cartita:
3. El poder que parecen poseer los cristianos les viene de la invocación de nombres misteriosos y de la invocación a ciertos «daimones» o espíritus (a los que algunos llaman demonios). Fue por magia por lo que su Maestro realizó todo lo que parece espantoso o de maravillar en sus acciones; en se­guida tuvo gran cuidado en advertir a sus discípulos que se guardasen de los que, conociendo los mis­mos secretos, pudiesen realizar lo mismo, y que evitasen como él de participar de mágicos poderes propios de los dioses. ¡Ridícula e increpante contra­dicción! Si condena con razón a los que lo imitan, ¿cómo es que no se vuelve contra él tal condena? Y si no es impostor ni perverso por haber realizado tales prodigios, ¿cómo es que sus imitadores, por el hecho de realizar los mismos hechos, lo son más que él?

4. En suma, la doctrina de los cristianos es una doctrina secreta: en conservarla ponen una constancia indomable y no seré yo quien censure su fir­meza. Con creces merece la verdad que suframos y nos expongamos que alguien deba renegar de su fe, o fingir abjurar de ella, para hurtarse a los peligros que pudieran acontecerle y seguir viviendo entre los hombres. Los que tienen el alma pura son elevados por un impulso natural hacia la divinidad, con la cual tienen afinidad, y nada desean más que elevar siempre hacia ella sus pensamientos y sus palabras. Es preciso incluso que las creencias profesadas se fundamenten también en la razón. Los que creen sin examen todo lo que se les dice, se parecen a esos infelices, presas de los charlatanes, que corren de­trás de los Metragirtos, los sacerdotes de Mitra, o de los Sabácios y los devotos de Hécate o de otras divinidades semejantes, con las cabezas impregna­das de sus extravagancias y fraudes. Lo mismo acontece con los Cristianos. Ninguno de ellos quiere ofrecer o escrutar las razones de las creencias adoptadas. Dicen generalmente: «No examinéis, creed solamente, vuestra fe os salvará»; e incluso añaden: «La sabiduría de esta vida es un mal, y la locura un bien».
 Vaya, pues parece que llevan al menos 1.900 (y pico) años intentando que la gente no piense; lo peor de todo es que lo han conseguido en gran medida, hay que joerse.

Y sin que tenga absolutamente nada que ver, sólo porque uno (aunque no quiera reconocerlo) (bueno, vale, sí lo reconozco e incluso divulgo) es un poco obsesivo-compulsivo (lo normal, hay cosas más interesantes que hacer que el contar una caja de fósforos, pero para otras historias, qué te voy a contar) y tiene sentimientos y todo eso, pues un temita que me encanta (Serrat, otro por el que abandonaría mi heterosexualidad, que le va a hacer uno :-P ):


Share/Save/Bookmark

6 comentarios:

ANuRa dijo...

Ya sé que estoy dando mucho la tabarra, pero es que me hace gracia... Lo de la sabiduría es un mal, me acaba de recordar la razón última por la cual decidí, después de años rehuyendo su lectura (colegio de idiomas, burrrr), empacharme con el Fausto de Goethe: que Mefisto es, ni nada más ni nada menos, una alegoría a la ciencia, que aparta al buen cristiano del camino marcado por la doctrina haciendo preguntas comprometidas sobre el por qué y el cómo. En pocas palabras, que ya hemos vendido nuestra alma al diablo (la mía debía estar en la sección de ofertas, porque si no fuera por científica, me habrían quemado por bruja).
Ahora que lo pienso: ¿no serán los recortes monetarios al sector científico una estrategia encubierta por la facción religiosa de este país nuestro para devolver a los de ciencias al redil? Incluso suena pausible...

exseminarista ye-ye dijo...

a) ¡No das la tabarra! AmosmujerporElNota, ni se te ocurra decirlo; todo todito comentario es más que bienvenido, vamos, porque estás por esos nortes porque incluso hasta pagaba una birra. Comentas = lees = ¡mola!

b) El Fausto es uno de los grandes pendientes que tengo, a ver si algún día me pongo. Hay tanto por leer y tan poca vida :-p

c) Bueno, más que venderla la he regalado. Aunque claro, si hay diablo es que hay dios, ¿no? En cuyo caso, pues que quiero recuperarla. Bueno, vale, sé que no, pero es algo que siempre me he planteado, je.

d) A mí por hereje. Vamos, una pila de las gordas, un buen acto de fe habrían montado. O no, porque vida no hay más que una; probablemente a la primera torturita de nada hubiera abjurado de todo y me habría ofrecido para ir a misiones. Es que el dolor sin analgésicos no me mola nada.

e) Pues mira, lo de los recortes no te digo que no. Ya sabes que la gente es de natural inculta y la derecha, de natural religiosa. Y si juntas peras con manzanas la hemos liado. Igual que yo, que me he vuelto a liar.

f) Vaya, ya me he vuelto a pasar escribiendo. Es lo que tienes, me pones delante una pluma/teclado y me disperso más que un litro de aire introducido en un recipiente al vacío.

Mejor será que me vaya a hacer silloning, que ya es hora. ¡¡No dejes de comentar, es una orden!! Bueno, más que orden petición, súplica, por favor, para alguien que comenta XD

ANuRa dijo...

Si existe el diablo, por rebote - y carambola - tambiên debe existir dios.
...
Recuêrdame que si un dîa me paso por esas latitudes tû y yo tengamos una conversaciôn al respecto - con la ofertada birrita, a poder ser. Lo digo porque llevo yo tiempo dândole vueltas a la idea, con cierto proyecto creativo mîo que seguramente se quedarâ en agua de borrajas... pero, bueno...
Y no me des tanta licencia para comentar que a lo peor me desmeleno. Avisado quedas XD.

exseminarista ye-ye dijo...

Pues lo siento, pero en tanto eres persona humana, con capacidad de escribir y pensar (no suele ir todo junto) tienes absoluta licencia para escribir lo que quieras.

Y cuando quieras tenemos la conversación, no creo que me mueva de la Isla en un tiempo, je... Así que, lo dicho, pendiente queda la birra (y la explicación del proyecto creativo :-).

ANuRa dijo...

It's a promise!

exseminarista ye-ye dijo...

Yap, sin duda. Como siempre digo, sólo tengo dos cosas: mi palabra y mi coche, así que si la empeño (la palabra :-P ) lo hago de verdad de la buena :-)