18 de diciembre de 2009

La sensibilidad, que me desborda

Los que me lean habitualmente (más bien pocos, lo sé, la mayoría llega por error gracias a gugle) saben que soy una persona sensible, con barba perenne de 4 días y que lee poesía y eso y que incluso y a pesar de mi creciente sociopatía tengo un corazón con sentimientos y tal, o no, o yo qué sé, venga, vamos a dejarlo en que tengo un corazón, tampoco hay que exagerar.
De igual modo también sabes ya que poseo un gusto muy amplio musicalmente hablando (bueno, venga, vale, déjalo en un gusto amplio para todo) y que puedes encontrarte aquí colgado tanto un tema de Silvio como alguno de La Casa Azul, pasando por los Rolling y dejándome caer alguna que otra vez por el flamenqueo. Pero creo que de salsa, lo que se dice salsa, poco has escuchado por este mi blog que es el tuyo y eso obedece a una razón de peso.
Porque por muy buenos temas que hayan en el mundo del merengueo, si no eres de aquí deberías saber que mientras en esas españas(coños) del Nota la orquesta de pueblo te toca Paquito el Chocolatero, en estas canarias dejadas por la mano de todos en las verbenas te tupen a salsa, merengue, bachata y demás ritmos latinos, de modo que uno acaba desarrollando cierta protección inmunitaria frente a temas de origen caribeño. Y eso a pesar de que hay dos Cantantes, en mayúsculas, que merecerían estar en el Olimpo junto a grandes del rock, pop, etc... Y estos dos son Rubén Blades y Celia Cruz, dos Grandes, también en mayúsculas, de la música.
Y te preguntarás, ¿esto a qué viene y que tiene que ver con mi sensibilidad? Pues nada, que por primera vez y sin que sirva de precedente les voy a dejar un tema maravilloso, Vasos vacíos, que creo recordar había colgado en el féisbuc pero no por aquí, interpretado por la gran Celia y el Vicentico (de Los Fabulosos Cadillac; joer, es que con ese nombre no te lo puedes tomar en serio) para que ustedes lo disfruten igual que uno.
Hala, salud y eso (y buen fin de semana).


Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: