24 de diciembre de 2009

Felices fiestas y eso

Que no se diga, que no me entere yo que se va propagando por ahí el burdo y falso rumor de que el Exseminarista es un ateazo al que le revientan profundamente estas entrañables fechas, ni que cuando ve a cualquiera con un gorrito de Papa Noel puesto le entran ganas de prenderle fuego empezando por la borla para que el portador arda en un estallido de fuego que lo consuma entre enormes sufrimientos, ¡qué no se diga!, digo. Muy al contrario, este que les escribe sabe apreciar en su justa medida estas señaladas fechas, en las que gracias a vivir en un país de profunda raigambre cristiana podemos asistir al más espléndido espectáculo de amor y fraternidad entre todos los seres humanos, fechas en las que los enemigos se perdonan, los peleados se abrazan y todo el mundo te desea las felicidades con la más profunda sinceridad, olvidándose de rencillas, de guerras, de odios, de consumismo feroz.
Por eso yo también quiero desearles felices fiestas con dos de los mejores villancicos que nunca han escuchado tus oídos. El primero, maravilloso, hace derramar auténticas lágrimas de felicidad y paz, no lo conocía hasta que Lanarch lo colgó en el Féisbuk:



El segundo, un clásico español donde los haya:



Así que ya saben, a ser malos para que la gente con espíritu navideño pueda enorgullecerse perdonándote y amándote de todos modos.

Exse, que creo que ya ha dicho que de estas puñeteras fiestas sólo le gustan la comidita de mamá (mmmmmmmm) y los Reyes Magos (a ver si el hígado resiste hasta entonces).
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: