12 de noviembre de 2009

Lecciones de conducción - Lección 3 y 1/2

El laja1 al volante.
El laja se suele caracterizar por llevar el coche tuneado (en la medida de lo posible; he visto 127 con lunas tintadas y faros extragrandes), conducción agresiva, luces siempre encendidas (inclusive las de nieblas aunque haga un sol que raje las piedras) y prepotencia injustificada. Si pasa algo el culpable siempre eres tú, él nunca jamás. En caso de accidente tiende a descargar su agresividad con el otro implicado aunque sea completamente inocente; ¡has participado en causarle un daño a su coche y su coche está por delante su piba2 y al mismo nivel que sus hijos! (hijos que tuvo a mitad del instituto que nunca terminó porque decidió dedicarse a: a) la construcción; b) el trapicheo de psicoactivos; c) el consumo de psicoactivos; d) todas las anteriores a la vez)(he llegado a ver a individuos de esta calaña sacar un bate de béisbol y empezar a darle al coche de atrás mientras su piba empezaba a darle patadas en la puerta sólo porque le tocó la pita para que se moviera).
Individuos extremadamente peligrosos te recomiendo evitar cualquier tipo de interacción con ellos, no solo en la carretera sino también en la vida diaria.
Con un poco de suerte suelen acabar con su vida en un accidente de coche/moto; por desgracia suele producirse después de haberse reproducido (dada la temprana edad en que lo hacen) y llevándose a gente inocente por delante.
En contadas ocasiones se encuentran con la horma de su zapato en forma de: barranco por el que se despeñan sin causar problemas, picoletos camuflados o, incluso, en un estremecedor documento recién filtrado, monstruos varios:



El Monstruo se acerca, ¿estás preparado? :-)

1Laja: falo, ruina, delincuente "juvenil", barriobajero, chanfli...

2Piba: chica, mujer, chavala, tía, chorba...
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Miguel Mora dijo...

El peor encontronazo que tuve con un quinki de estos casi me costó la vida, o al menos eso me pareció. Acojonarme me acojonó, tanto él como su piba. El tío se puso a dar bandazos desde el carril izquierdo al arcén derecho, con migo en medio por supuesto, a 120 por hora, mientras su novia me largaba de todo por la ventana, por que lo había hecho frenar en un adelantamiento. Por momentos pensé que se iba a poner a darme golpes por los lados como en las peliculas... uff lo pasé fatal.

A ver si llega el monstruo ya!

exseminarista ye-ye dijo...

En eso estamos todos, esperando. Y sí, he visto cada cosa...