9 de octubre de 2009

After Dark - Haruki Murakami

De la contraportada:
Cerca ya de medianoche, en esas horas en que todo se vuelve dolorosamente nítido o angustiosamente desdibujado, Mari, sentada sola a la mesa de un bar-restaurante, se toma un café mientras lee. La interrumpe un joven músico, Takahashi, al que Mari ha visto una única vez, en una cita de su hermana Eri, modelo profesional. Ésta, mientras tanto, duerme en su habitación, sumida en un sueño "demasiado perfecto, demasiado puro". Mari ha perdido el último tren de vuelta a casa y piensa pasarse la noche leyendo en el restaurante; Takahashi se va a ensayar con su grupo, pero promete regresar antes del alba. Mari sufre una segunda interrupción: Kaoru, la encargada de un "hotel por horas", pide que le ayude con una prostituta china agredida por un cliente. Dan las doce. En la habitación donde Eri sigue sumida en una dulce inconsciencia, el televisor cobra vida y poco a poco empieza a distinguirse en la pantalla una imagen turbadora... pese a que el televisor no está enchufado.

Mágica, maravillosa, de lo mejor (por no decir directamente que es lo mejor) que he leído en los últimos años. Reconozco que a mis años no había leído nada de Murakami pero inmediatamente me voy a sumergir en el otro que me prestó La Profe y seguiré recolectándolos uno a uno; leo rápido pero con éste creo que he superado récords, pues cayó en el par de horas que tardé en hacer un viaje relámpago ayer tarde. Lo dicho, ¡qué haces aquí leyéndome, vete a pillártelo pero ya!
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

cósima dijo...

Hola!
No soy de mucho comentar, pero pasaba por aquí y oh, casualidad! Ayer me empecé y terminé After Dark y estoy por volver a leerlo. Ya leí Tokio Blues y me pasó lo mismo, necesitaba volver a sentir las palabras, las sensaciones que transmiten los personajes, los lugares...
Un saludo.

exseminarista ye-ye dijo...

¡A que sí! Ahora estoy con Tokio Blues que tampoco conocía (pecado mío) y luego seguiré con Crónica del pájaro que da cuerda al mundo y antes de seguir leyéndomelo todito Murakami (que ya los tengo reservados) probablemente vuelva otra vez por After Dark por si se me quedó algo :-)