25 de septiembre de 2009

Lecciones de conducción - Número 2

El carril derecho, ese gran desconocido.

Seguro que lo has visto más de una vez cuando vas por la autopista, cualquiera de las cientos de miles que pueblan nuestro Archipiélago (ésas sí que son especies protegidas, cabrones, pero eso es otra historia), ves como alguien pasa del carril de aceleración (del que ya hablaremos otro día) directamente al de la izquierda del todo, como si el/los intermedio/s o el de la derecha ni siquiera existieran. Una vez allí, observas que el (o la) individuo (o individua) continúa por dicho carril, aunque el que está a su derecha se encuentre completamente vacío, aunque vaya a 80 con el límite a 120, aunque tenga una cola por detrás causada por su estúpida, digo (que iba a ser respetuoso), por su asombrosa actitud. Vamos, sin ir más lejos esta misma mañana, yendo a currar a la tranquila velocidad de 90 km/h (no tengo necesidad normalmente de ir más rápido) estuve (y los que iban conmigo en el carril derecho que eramos más bien pocos) adelantando (bueno, superando, era tráfico "denso", no vayamos a cometer un delito) a una inmensa cola de vehículos, de cienes de kilómetros, hasta que nos lo encontramos vacío, el de la izquierda, tras haber pasado a la tía (o tío) que iba tranquilamente por su izquierda a 80 ó menos.
¿A qué se debe esta curiosa costumbre de los aborígenes canarios? Sesudos y profundos estudios científicos han barajado miles de teorías a lo largo de las últimas décadas sin hallar ninguna conclusión concluyente (valga la redundancia). A continuación y gracias a mi vocación de servicio (y crítica) a la sociedad les expondré las dos que se consideran más correctas:
  1. Una de las razones más aceptadas para este comportamiento es que proviene de nuestra herencia cultural inglesa. Sí, inglesa he dicho; para quién no sea de por aquí contaré que las Islas (unas más que otras) tuvieron durante siglos bastantes intercambios gastronómico-culturales con el mundo anglosajón, inglés o irlandés. Varios de los apellidos de la burguesía canaria son apellidos ingleses (o irlandeses), radicados en estas Islas desde el siglo XVII o XVIII. Ya en los sonetos de Shakespeare hay grandes halagos hacia el vino de malvasía canario. De hecho, muchos pensamos que es una pena que fracasara el ataque del Almirante Nelson al Puerto de Santa Cruz, allá a finales del siglo XVIII, ¡nos hubiera ido mucho mejor como colonia inglesa que permaneciendo fieles a la España(coño)!; puñeteros patriotas que impiden el avance de los pueblos y le derrotaron (y le arrancaron un brazo). Y muchos de los términos populares "nativos" de Canarias, que sólo se usan aquí, provienen de la lengua de la pérfida Albión; por poner los ejemplos más conocidos, tenemos el fonil (embudo, del inglés funnel), el nife (cuchillo, de knife), los cambulloneros (contrabandistas, de la expresion "can buy on") o las variedades de papa (patata pa ustedes) ortodate (de "out to date") o chinegüa (de "King Edward"). Pues bien, que me voy por la tangente, gran parte de la comunidad científica opina que la manía de irse al carril de la izquierda es también herencia cultural anglosajona, que hemos ido heredando de abuelos a nietos desde los tiempos de María Castaña.
  2. La segunda razón y que es la más aceptada por toda la comunidad científica (incluido yo) es que, si eres de los que lo hacen, es porque eres directamente gilip..uertas, inmaduro e inútil. Es como el que se compra un coche grande para suplir carencias psicológicosexuales: te piensas que por la derecha sólo van los perdedores, que tú eres mejor que nadie y vas por donde quieras. Crees que nadie puede adelantarte, ¡a ti, con lo que vales, vamoshombrepoddió! Pues que sepas que no, que lo único que demuestras con ello es que eres tonto.
¡Señores! ¡Se llama carril de adelantamiento por algo! Si quieres ir siempre por la izquierda mándate a vivir a Inglaterra y así nos harás un favor a todos. Te lo explico una sola vez y con buena letra, por si te ha costado entenderlo: carril de adelantamiento, ergo, carril que sirve para adelantar, no para continuar por él durante todo el camino, ¡animal!

Exseminarista (ye-ye), por una carretera más segura (y con menos inútiles).

Y otro día hablaré de los que colapsan el carril derecho en las rotondas, o mejor no, que igual aprenden a usarlas con propiedad :-)
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:

Lamento tener que rebatir tu teoría. Yo vivo en la península, donde el contacto con los ingleses ha sido mucho menos intenso, y aquí tenemos los mismos (o más) especímenes que allí.

De hecho todavía voy con la "L" y por el carril derecho a 80 me veo "rebasando" a cienes y cienes de coches todos los días.

Por otra parte, buscaba consejos sobre conducción defensiva cuando he ido a parar a tu blog, que me parece muy interesante en general.

Un anónimo saludo.

exseminarista ye-ye dijo...

Je, muchas gracias y pasa cuando quieras por aquí. Salud