23 de septiembre de 2009

Consejos de conducción - Número 1

¡Tú puedes reducir la marcha! Creeme, es algo sencillo, simple, apto para conductores de cualquier edad. Pongamos un ejemplo, vas por una autopista cualquiera en 5ª (pongamos, por decir, la del Norte de Tenerife en dirección a Santa Cruz), cuando llegas a un tramo con pendiente (como por ejemplo la curva de El Sauzal). A no ser que tu coche tenga un buen caballaje, por mucho que aceleres a fondo se te irá quedando; te darás cuenta fácilmente porque la velocidad disminuye aunque vayas de 120 a 100 a 90, etc...
Hay dos opciones inteligentes; si no quieres hacer ningún tipo de esfuerzo sólo debes indicar que cambias de carril y ponerte en el de la derecha, ¡lo puedes hacer! ¡Nadie te va a mirar mal!
Si quieres mantener la velocidad o, incluso, aumentarla ¡puedes reducir la marcha! Parece complicado pero está al alcance de todos, ¡créeme! Vayamos paso a paso:
  1. Te dices, ¡hostia, el coche se está desacelerando!
  2. Compruebas que las revoluciones están por debajo de 2000-2500 (aunque esto depende del motor, del tipo de coche) y también van bajando.
  3. Ahora viene lo más complicado, al tiempo que aprietas el embrague y levantas el pie del acelerador, cambias de 5ª a 4ª y levantas el pie del embrague al tiempo que aceleras. Aunque suena complejo, créeme, ¡es sencillo!
  4. Sigues acelerando hasta que alcanzas una velocidad apropiada para: a) volver a cambiar a 5ª y b) no obstaculizar el tráfico en el carril de adelantamiento.
  5. ¡Ya está hecho! ¿Viste que fácil?
Por supuesto, si eres un puñetero gilipuertas insolidario y mal conductor (por no insultar, que conste) puedes seguir en 5ª toda la cuesta a una velocidad de 80 (y bajando) al tiempo que creas las condiciones apropiadas para que detrás tuyo se produzca un choque por alcance, ¡inútil del copón!
Por una carretera más segura, hazle caso al Exseminarista (ye-ye).

Ligeramente mosqueado, al ver cosas así día sí y día también. Otro día hablaremos de los que intentan adelantar a 60 km/h sin mirar si viene alguien y te obligan a frenar de 100 a 60 en 20 m. Y de los que tienen los intermitentes de adorno. Y de los que no llevan bien reguladas las luces. Y de..
Preveo que esta sección va a dar para largo.
Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

eulez dijo...

Ehhh, con todos los respetos, te propongo un consejo de conducción numero 0: "mejor no saques el coche, espera a que los fabriquen eléctricos y sin embrague."

exseminarista ye-ye dijo...

Hombre, yo soy muy talibán, a la mitad (o más) les prohibía conducir de por vida.

Jezabel dijo...

Tanto amor en un solo cuerpo me enternece.

exseminarista ye-ye dijo...

Me has definido perfectamente... :-P

Miguel Mora dijo...

Lo de los intermitentes de adorno... peores son los que creen que los intermitentes son directamente para girar, accionándolos a en el mismo momento de dar la curva. ¡A tomar por culo el volante! Ya si eso el ruido del frenazo del que venga detrás es más que suficiente para avisarlo a él mismo y a los demás de su gran maniobra alonsera. Y no le vayas a decir nada, que él puso el intermitente.

exseminarista ye-ye dijo...

Sí, también me los he cruzado (a no ser que sea el mismo que se mueve mucho), ya los tenía en el tintero, je.

Tooenchumbao dijo...

Uffff, yo me cargaba a más de la mitad...
Por cierto, yo haría distinción por sexo, es más, también lo haría por profesión, es más, creo que te ayudaría a escribir el post, a riesgo de tirarnos de los pelos a mitad jejeje

exseminarista ye-ye dijo...

Nota, Tooenchumbao, yo en el fondo soy buena gente, no creo que nos tiráramos de los pelos a no ser que fuera realmente necesario :-p