16 de agosto de 2009

Pues estoy de acuerdo

Recién leído en La lata del gofio:
Es preciso diferenciar claramente entre sabotaje, medida revolucionaria de guerra, altamente eficaz y el terrorismo, medida bastante ineficaz, en general indiscriminada en sus consecuencias, pues hace víctimas de sus efectos a gente inocente en muchos casos y que cuesta gran número de vidas valiosas para la revolución.
Ernesto "Che" Guevara.
Porque siempre he pensado que el revolucionario que da su vida contra el opresor y por una causa justa merece el máximo respeto. ¡No me vengas ahora con lo de "pues mira Cuba que es una dictadura y tal"! Sí, lo es, lo que no quita que la lucha fue justa en sus orígenes. Otra historia es como las cosas van degenerando, como el poder corrompe y como la gente tiende a perpetuarse en el puesto porque es lo mejor para los demás; no soporto a aquéllos que piensan que lo que ellos creen es lo mejor para los otros, quitándome a mí, claro, pero soy un caso aparte, siempre tengo razón y el mundo sería mucho mejor si todos fueran como yo :-) pero no estoy como para ponerme a desasnar gente, cada cuál que se tire del puente que quiera, mientras no salpique.
Bueno, eso, que América durante muchos años y más en esa época no era precisamente un paraíso de libertad. La lucha armada, no el terrorismo, estaba más que justificada. Si nos ponemos tontos, la famosa resistencia francesa eran al fin y al cabo terroristas, ¿no?
Vamos, que por lo que veo me levanté revolucionario hoy. ¡Salud!, que me voy de papeíto.
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

eulez dijo...

¿Resistencia francesa? ¡Eso no existió nunca! ¡No eran cuatro comunistas y cinco exiliados del bando republicano español!

En cualquier caso, cuando se está en guerra declarada por ambas partes, uno de los bandos no dispone de un ejército y/o es inferior en número y medios, no se le llama "terrorismo" sino "guerrilla".

exseminarista ye-ye dijo...

Ya, pero de último se ha intentado prostituir el lenguaje, llamando "terroristas" a lo que eran "guerrilleros" y viceversa y eso, a pesar de todo, me sigue tocando las narices, oiga, llamen a las cosas por su nombre :-)