29 de agosto de 2009

Del lucro cesante y de la peli

O también de como los cabrones que nos gobiernan hacen ricos a sus amigos, artículo de Odalys Padrón que me llega de una lista de correos contra el puerto de Granadilla:

La historia se remonta a 1997. Por aquel entonces se constituye una empresa con dos socios con afinidades en el sector de la construcción. La empresa se dedicaba a “La comercialización de frutas y hortalizas, la explotación de fincas agrícolas, ya sean propias o ajenas, mediante arrendamiento, usufructo o cualquier otra modalidad contractual”. El capital social inicial era de medio millón de pesetas, el mínimo admitido para una sociedad limitada.

Tres años después se cambia el objeto social y se incluye, además de las actividades del sector hortofrutícola, “Construcción, explotación y gestión de puertos deportivos, tanto propios como bajo concesión, así como todos los servicios anexos a la explotación de dichos puertos”. En el año 2002 amplía su capital hasta 6.500.000 pesetas.

No encuentro referencia alguna a puertos deportivos construidos por esa empresa, por eso pienso que debió tener mucho peso su experiencia en el sector hortofrutícola o, siendo mal pensada, su relación aireada en los medios de comunicación con el ex presidente de CajaCanarias y ex consejero de Obras Públicas, Rodolfo Núñez. Fuera como fuese, con su flamante nueva actividad como bandera, a la empresa, pongamos que hablo de Arlink Canarias SL, con la ingeniosa excusa del grave deterioro que produjo un temporal a las instalaciones náutico-docentes de la Escuela Superior de la Marina Civil, el Consejo de la Autoridad Portuaria de fecha 1 de marzo de 2001 le adjudica una concesión administrativa para la construcción de una marina deportiva privada en el apetitoso entorno de la playa de Valleseco, con hotelito incluido, como en Las Teresitas.

La Autoridad portuaria sabía que se encontraría con la fuerte oposición de los movimientos ciudadanos y vecinales porque años atrás ya se habían echado a la calle en defensa de su playa. Pero por una vez y sin que sirva de precedente, las instituciones no estuvieron al margen: el 17 de noviembre de 1995 el pleno del Ayuntamiento facultó al Sr. Alcalde para la firma de un “Acuerdo entre la Dirección General de Costas, la autoridad portuaria de Santa Cruz de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife” para “construir conjuntamente una playa dotada de todos los servicios”. Un año después, el 22 de julio de1996, el mismo Miguel Zerolo, con más pelo y menos imputaciones, participó en las manifestaciones a favor de salvar la playa de Valleseco bajo el lema “menos maquetas electorales y más playas populares”. En las fotos de la prensa de ese día aparecen en la cabecera de la manifestación el “Joven Alcalde” junto a José Manuel Bermúdez.

Por eso al Sr. Suárez Trenor no le debió extrañar que cuando ya se estaban vertiendo escombros los vecinos acamparan en la playa, ni que luchadores como Cándido Quintana hubieran advertido los daños irreparables que causarían al puerto de Santa Cruz la construcción de la marina deportiva, tales como el estrechamiento de la bocana de la Dársena de Anaga en casi 100 metros, el hecho de que el dique exterior de la marina hubiera generado situaciones de resaca por la reflexión del oleaje contra su espaldón, y el peligro que suponía el tráfico de embarcaciones menudas en el lugar más complicado de las maniobras de atraque y salida.

Pero el mejor negocio de la construcción, aunque sea de puertos deportivos, es el que se hace sin mover un solo ladrillo, igual que sucediera en el Pelotazo de Las Teresitas, Tindaya y Tebeto. Y lo digo porque el 25 de septiembre de 2008 el Consejo de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife adoptó el acuerdo de indemnizar a la empresa Arlink Canarias de Inversiones SL, líder en el sector hortofrutícola, con unos doscientos cincuenta millones de pesetas, por dejar sin efecto la concesión de marina deportiva privada. La excusa: El lucro cesante.

A pesar de que ATI-CC sabe perfectamente que el pueblo de Tenerife no quiere el puerto de Granadilla, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife bajo la presidencia de su titular, Luís Suárez Trenor, el 22 de febrero de 2007 acordó adjudicar a la UTE compuesta por FCC CONSTRUCCIÓN SA – SATO - PROMOTORA PUNTA LARGA SA las obras de abrigo del puerto de Granadilla por un presupuesto de 114.582.734,45 euros (19.064.962.854 pesetas) y un plazo de ejecución de 37 meses, sin que tuviera asegurada en el momento de la adjudicación la financiación de la obra. Gracias a la lucha y tenacidad de los movimientos sociales, igual que sucedió en Valleseco, aún no han podido mover una sola piedra. Muy posiblemente esta lucha la ganaremos todos los que estamos a favor de salvar de la barbarie y la especulación la riqueza de las costas de Granadilla, pero… ¿estaremos de nuevo ante otro “lucro cesante”?


Y por cierto, hablando de todo un poco, otro pequeño avance del proyecto en que estamos gran parte de la gofiosfera metidos:


¿El rodaje? Una experiencia de puta madre, da mucha penita que esté a punto de acabar; eso sí, no se me pongan nerviosos, que hasta octubre o así no habrá terminado el montaje.
E igual damos alguna sorpresita previa :-)
Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Jezabel dijo...

¿Sales en la peli? ¿Y de qué haces, te come el sebadal gigante?

exseminarista ye-ye dijo...

Salir, lo que se dice salir, por ahora sólo como parte de la "multitud aterrorizada que huye del monstruo", si quieres cuando salga ya te lo indico :-) Como no me prometían sacar mi lado bueno me negué a hacer de actor, jejeje.
Eso sí, dicen, comentan, rumorean que soy el director de atrezzo o algo así; vamos, sólo me he dedicado a conseguir cosas y gente así que lo veo algo inmerecido, pero no sé decir que no, je.
Por lo demás, pues como todos (Ornitorrinco/Euríbates, Mapoto, Tooenchumbao, De Profundis, etc...) en producción moviéndolo todo (y teniendo la idea original borrachos a alta hora de la mañana tras un Blog & Gofio, aunque igual no estaba en ése, pero tampoco recuerdo bien).

Jezabel dijo...

Sí, por favoooor, cuando salgas te pones un redondel rojo bien gordo para que te localice :)