15 de agosto de 2009

Bajando la pila de pelis

Ya he mencionado varias veces (creo) que tengo en la parte de "pendientes" varias pilas, la de libros y la de pelis; antes también tenía la de cómics pero desde que Vespinoza se fue a vivir a Los Cárpatos, dejando junto a su Señora el maravilloso apartamento que tenían a menos de 10 min a ritmo lento de mi casa (ahora lo okupa Kelly, pero no es lo mismo, nos es menos útil que los señores Vespi), pues ésta ha desaparecido, a ver si les echo una visita aprovechando que tengo que subir por esos lares un día de éstos. Una cosa que caracteriza a las pilas es que, como la entropía, siempre tienden a aumentar; incluso si una disminuye o desaparece es a costa de que las otras aumenten exponencialmente, debido a que cada vez uno encuentra más cosas que hacer y tiene menos tiempo para ello.
Pero bueno, poquito a poco voy quitando cositas y anoche, en vez de hacer la vida viernes e irme a los bares para intentar engañar a alguna inocente muchacha (bueno, tampoco me importa que no sea inocente, ni que sea incorrecto aplicarle el término muchacha, ni, mejor lo dejo) decidí hacerme una buena cenita, ponerme un buen martini (bueno en cantidad y calidad :-) y encenderme un cigarrillo de ésos que se supone sólo puedes fumar en tu casa y que te hacen flotar a 10 cm por encima del sillón, lo cuál es mucho más cómodo si te vas a pegar 93 minutos viendo una peli que estar directamente sobre el sofá.
Porque 93 buenísimos minutos dura la peli O Brother! de los (admirados, por mí al menos) hermanos Coen, película del año 2000 que aún no había visto, sí, merezco castigo doraemita, fustíguenme ustedes, pero es que la pila no hace más que aumentar y desde que para ir al cine hay que coger el coche y visitar centros comerciales (junto al obsceno precio que supone la entrada), como que casi no voy.
Así que como probablemente todos la hayan visto poco voy a mencionar. Libremente basada en la Odisea, narra la historia de tres convictos fugados en su búsqueda del tesoro, a lo largo de 3 ó 4 días. Muy buena historia con una banda sonora fantástica, basada en música tradicional americana y muy buen blues.
Si no la has visto (o escuchado su banda sonora), no te la puedes perder; y si sí lo has hecho no estaría de más que la revisitaras.

(Foto robada de aquí).

¡A ver cuándo desciende la próxima pila!
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: