23 de julio de 2009

No tiene nada que ver con lo anterior

Estoy revisitando antiguos Makoki, que para el que no lo sepa (que serán pocos) era un cómic de trazos bastante fanzineros y estética siempre punk hace creo ya que demasiado tiempo. Pues ahora me tocó el número 30 (sólo para rayos) y me encontré con una historia a compartir, así que hoy toca la parte escrita que las viñetas prometo de verdad de la buena que también lo haré.
Como pasó lo del universo.

Un hombre se pinchó y se murió.
Un hombre bebía y se pudría.
Un hombre fumaba y éste volaba...
y desde una gran altura se daba cuenta
de que él formaba
parte de un todo inmenso
que lo grande era pequeño
y que lo pequeño, grande,
que el único sentimiento puro era el amor1.
Y era feliz, pero su cabeza dio contra el techo
y su sentimiento se fraccionó.
Cuando se fraccionó, creo el universo,
con sus estrellas,
su sol, su luna, su tierra y sus continentes
y sus patrias
y sus hombres y sus mujeres
que crean sus propios sueños y diferencias
y sus dioses, que eran el reflejo de ellos mismos
y se olvidó de lo grande que era
y entonces tuvo miedo.
¡¡¡Y se puso a currar el muy GILIPOLLAS!!!

(por eso mismo cuando te das un golpe en la cabeza ves estrellitas, ¡tonto!).

Sumus & Mª Jesús Exp.

(1) No me refiero al amor que te ata sino al amor que te libera.

Poseso, que ya colgaré las viñetas un día que las escanee, o lo que sea.
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: