6 de julio de 2009

Hay cosas que nunca cambian

Lo que por un lado me parece bastante bien; cosas que nunca cambian y nunca deben cambiar son: el potaje de berros y el rancho canario de mi madre (anteriormente, el de mi abuela), las chuletadas de cumpleaños, la cerveza Guinness, el placer de darte un baño en una playa solitaria, lo buenas que están las niñas en los primeros cursos de la carrera, el placer de un buen polvo mañanero, etc.
Pero hay otras que, por desgracia, nunca cambian:
La iglesia hondureña apoya el golpe.
Hombre, la verdad es que lo chocante sería que no lo apoyaran, que reconociera los derechos de homosexuales, que no persiguiera el uso del preservativo, que reconociera el derecho de toda mujer sobre su cuerpo, que no intentarán hacer política, pero no, eso sí sería una revolución como la que hizo el jipi cuando dijo que se amaran unos a los otros; mas me temo que no caerá esa breva.
Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

vespinoza dijo...

El Dios cristiano está con el golpe militar, ellos simplemente son sus portavoces. ¿O vamos a empezar a dudar de la legitimidad de la iglesia como portavoces de Dios en la tierra?. Rojo, ateo, vendepatrias,titiritero, amigo de Chávez, velino delator...

exseminarista ye-ye dijo...

Se te olvidaron comunista y judeomasón :-p

vespinoza dijo...

Barbudo, iconoclasta, especie de mandril...

exseminarista ye-ye dijo...

Uy, qué cosas más bonitas que me dice usté, ladrón, marinero, capitán (Haddock, ofcors) :-p