13 de junio de 2009

Ya no lo critico más

Porque decía que me parecía obsceno el pagar 90 millones de leuros por algo tan estúpido como el fútbol. Pero La decadencia del ingenio (que por fin volvió del todo) me ha hecho ver la luz, así que les cuelgo parte del post y el resto aquí:
Ha habido mucho revuelo por el hecho de que el Real Madrid haya pagado más de noventa millones de euros por un jugador de fútbol. Al parecer, se trata de una cifra desorbitada en los tiempos de crisis que corren. Cada vez hay más gente sin trabajo y todo ese dinero se malgasta en un tipo que probablemente no tenga estudios y que lo único que sabe hacer son cosas de estas del fútbol, como regatear y pasar y meter triples y eso. Y que menuda ironía si, por ejemplo, la empresa de la que es dueño Florentino Pérez se pone a despedir a gente.
Pero creo que esta argumentación es equivocada. El futbolista en cuestión podrá ser un lerdo, alguien que de no existir el deporte profesional estaría por las calles endrogado y robando a las pocas ancianitas que no se lo pudieran sacar de encima a bolsazos. Pero es una persona. Un persona humana, incluso. El Real Madrid compra un jugador de fútbol y, por tanto, compra una persona humana incluso. ¿Acaso se le puede poner precio a la vida de un incluso, que es incluso sagrada? ¿No es poco cuanto se pague, por mucho que sea?
Y tanto que lo es. Y tanto. Y tonta. Se podría pagar el doble y no llegar a rozar el verdadero precio de una persona inclusa, o incluso de una persona coche. Y tente. Por tanto, tanta queja sobra. Es muy triste que cualquiera de nosotros pudiera vivir cómodamente el resto de sus vidas con una vigésima parte de esa cantidad. Pero hoygan, cualquier gasto es poco si se trata de una persona.

Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: