15 de abril de 2009

La película que nunca veremos

¡Afortunadamente! Aunque quizás mejor no dar ideas, ahora que el gran comunicador se nos queda semiparado:


Gracias a L. por enviármelo.
Por cierto, leyendo a Escolar me entero de una carta que escribió el hijo de Fede desde Cambridge (las negritas son de él) en el periódico de papá (sí, ése que no voy a enlazar):
La edad de oro del deporte español llena, efectivamente, las conversaciones en los pubs. (…) El único problema es que la conversación dure lo suficiente como para pasar del deporte al otro gran tema que nos une hoy en día. Y entonces las sonrisas se vuelven más resignadas, los ojos gravitan lentamente hacia el suelo; la otra cara de la moneda nacional/generacional se va haciendo visible. Sí, a mis amigos del insti no les contratan en ninguna parte, a mi padre le han despedido después de quince años en la misma empresa, mi hermana y su novio se habían comprado un piso pero no pueden pagar la hipoteca… ¿Volver a España? Tal y como están las cosas… ya, ya sé que aquí no están mejor… parece que no hay un buen lugar al que irse a buscar trabajo… Bueno, mira, que empieza la segunda parte, ¿quieres otra?
Actualizado a las 19:00: pues que acabo de ver la viñeta de Vergara en Público, que viene muy a cuento, y me he dicho "vamos a colgarla":


Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: