24 de enero de 2009

¡Ya me ordené!

Pues sí, estaba harto de quedarme toda la vida como exseminarista, por muy ye-ye que fuera (gracias de nuevo Vespinoza por este impagable nick), así que decidí ir más allá, comprometerme con mi fe y propagar la verdad por el mundo. Ahora puedo decir, ¡al fin soy sacerdote!
Eso sí, sacerdote de la verdadera fe, nada de catolicismos ni boberías por el estilo, ¡soy sacerdote notaísta! Porque, por mucho que les pese a doraemonitas o FSMitas, el Nota es el único señor, que lo sepan. Y lo mejor de todo, en ciertos estados de la Unión puedo celebrar matrimonios y cosas así, jejeje.
Ahí les muestro el certificado de ordenación no original (debajo de Exseminarista está mi nombre verdadero, de verdad de la buena :-p ).
Ahora, a propagar la verdadera fe; un peta y ya que no tengo alfombra el sillón valdrá, ¿no? ¿Alguna rica heredera por ahí que quiera ser inseminada?
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: