5 de junio de 2008

Postea en verde

Me comprometí con La Aldea Irreductible a hacer un post ecológico hoy, día mundial del medioambiente; y debo confesar que llevo toda la semana dándole vueltas al coco, pensando sobre qué podría escribir y ¡no se me ha ocurrido nada! :-(
Pero cómo sólo tengo dos cosas, mi palabra y mi coche, debo cumplir, así que, en primer lugar, el chiste de Forges de hoy en El País:


Y en segundo lugar voy a rescatar, pulir y ampliar un post de hace tiempo, en el que comentaba por encima la problemática del blanquizal en nuestras costas. A ver si pal año que viene se me ocurre algo más original :-(

Uno de los problemas más graves que padecen los litorales de Canarias es la plaga causada por el erizo de lima o de púas largas (Diadema antillarum), no tan simpático animalito, que aparte de joder muy mucho si lo pisas, acaba con todas las algas (y por tanto, con toda la demás vida) de los fondos que coloniza, creando el ambiente conocido como Blanquizal, en el que sólo nos encontramos con el erizo y algas rojas incrustantes (que a pesar del nombre, son blancas, pues son calcáreas :-).

Erizo de lima en un blanquizal

Este problema ha sido causado por el ser humano, pues hemos acabado con los principales depredadores del erizo, que son el busio (Charonia tritonis variegata y C. lampas lampas), la estrella de mar, el tamboril espinoso (Chilomycterus atringa), el romero capitán (Labrus bergylta), la catalineta o el gallo cochino, entre otros, bien por coleccionismo, bien por sobrepesca; a esto, hay que añadir que la contaminación de nuestras costas hace que sus poblaciones también disminuyan.

Busio

Tamboril espinoso o pez globo.

De hecho, todas estas especies se encuentran protegidas, estando prohibida su captura, por lo menos en Canarias, en un intento de conseguir que sus poblaciones se eleven y controlen la población de erizos de manera natural. Otros procedimientos también se han intentado (o están en estudio), como pueden ser la matanza de erizos uno a uno (de hecho, actualmente hay una, en la que se actúa por parcelas y antes de que empiece la época de reproducción del erizo); pero éstos son bastante más costosos, como es lógico.
La única manera que tenemos para intentar recuperar nuestras costas es respetar las especies anteriormente mencionadas. De verdad, es una auténtica pena ponerte a bucear por las costas del sur de Tenerife (sobre todo, aunque en las del norte también hay blanquizales, gracias a la acción del oleaje éstos ocupan una franja más estrecha y a mayor profundidad), y ver que a lo largo de kilómetros lo único que vemos son erizos.
  • Si practicas pesca, de caña o submarina, respeta las especies prohibidas. Lo son por una razón muy importante, no por joder al pescador.
  • Ni recojas busios o estrellas ni apoyes el comercio de estas especies; la semana pasada me encontré en plena calle principal de Candelaria un comercio que, aparte de santos, vírgenes, recuerdos, velas negras y demás, estaba plagado de busios y estrellas disecadas. ¿¡Cómo puede ser eso!?
  • Luchemos porque nuestros políticos hagan de una puñetera vez las cosas bien. ¡He visto emisarios soltando la porquería a apenas 50 metros de la costa, cuando deberían alejarse mucho más! Insistamos entre todos, de todas las maneras posibles, para que no se viertan aguas sin depurar; ésta debería ser la regla, no la excepción, como ocurre actualmente. Y no viertas por el fregadero o el retrete todo lo que se te ocurra, como aceites, papeles, etc...; todo tiene su lugar para ser tirado.
En fin, en resumen, hagamos las cosas bien, empezando por nosotros mismos y nuestra vida diaria y exijamos a los chorizos que nos gobiernan que lo hagan también. Si tú no te mueves por tu Isla, nadie lo va a hacer por ti.
Como nota curiosa a cuenta de los erizos, puedo también contarles que en los arrecifes del Caribe también hay un gran problema actualmente, ¡pero que se debe a la razón contraria! ¡Hay demasiado pocos! Resulta que una combinación de mayor número de tormentas, algunas enfermedades víricas y la acción del hombre, que se dedicó a eliminarlos porque molestaban, han reducido en gran manera las poblaciones de Diadema antillarum, de modo que está al borde de desaparecer en los arrecifes; y han descubierto que cumplían un importante papel, que era comerse las algas. Como ya no hay erizos casi, las algas crecen y asfixian a los corales, que están muriendo. Y es que cada vez que los humanos metemos la mano en algo, la cagamos muy mucho.
Je, estaría bien si se pudieran mandar pa'llá, ¿no? (antes de que lo diga alguien, lo hago yo, je...).
Salud y a cuidar lo que nos rodea; ¡qué coño vamos a dejarle a nuestros sobrinos! (porque no pienso tener hijos :-)
Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Irreductible dijo...

Y eso que no se te ocurría nada... jajaja... Menudo post :)
Muy interesante, un saludo y gracias por apoyar esta idea.

senovilla dijo...

Precioso, me encanta el mundo submarino.

Estupendo post, me alegro de pasar por aquí.

Un saludo

exseminarista ye-ye dijo...

Hombre, siendo el día que es, nada mejor que reciclar un post :-p Gracias