22 de mayo de 2008

La Laguna, a la vanguardia

Pero a la vanguardia de la ignorancia; quién lo iba a decir de una ciudad universitaria, lo mínimo que se podría pedir es que hubieran consultado con expertos de verdad, en vez de hacerle caso a vete a saber quién, si curandero o primo de la Anita que fue a Meléndez y éste le dijo que las antenas eran malas malosas.

Porque leo que el Ayto. de La Laguna ha aprobado una nueva (y moderna, dicen en La Gaceta de Canarias) ordenanza por la que se prohíben las antenas de telefonía a menos de 100 metros de colegios. Hombre, es algo lógico si tenemos en cuenta que esta señora es alcaldesa gracias a los votos de Taco y Tejina, donde se te manifiestan en contra de la telefonía móvil porque hay dos vecinos con cáncer en un radio de 10 kilómetros alrededor de una antena; siendo populistas y caciques como son, veo normal que hagan caso a dichos vecinos, no vaya a ser que éstos no les vuelvan a votar.

Ya puestos a mejorar la salud de los ciudadanos, les propongo que hagan obligatoria la presencia de un homéopata en todos los centros educativos, un curandero experto en santería en todos los centros de salud del municipio y llegar a un convenio con la Universidad para que sea impartida como asignatura troncal en todas las carreras "La importancia de la medicina tradicional canaria en la evolución de la sanidad mundial"; ¡ah!, ¿que no tiene ninguna? No problemo, sé de unos cuantos que con menos te hacen una enciclopedia de 20 tomos... (ATENCIÓN: lo anterior es un ejercicio de sarcasmo irónico, no me lo vayan a tomar en serio).

Más perjudicial para la salud que cualquier antena de telefonía es para los laguneros (por lo menos para los que vivimos en el casco) la presencia de Coalición Canalla en al Ayuntamiento (y eso que Anita casi no actúa de alcaldesa, estando en Madrid toda la semana; menos mal que sacó el acta de diputada, podría haber sido peor, podría haberse quedado a tiempo completo); bien podrían hacer algo al respecto y darnos un poco de paz y tranquilidad a todos. No sé, váyanse a bañar a La Punta con una piedra de molino atada al cuello mientras hay marea viva, o cómanse 5 kilos de gofio de millo sin agua, ni leche ni líquido ninguno de apoyo, o, incluso, échense una siesta con el cuello apoyado en los raíles del tranvía. Muchos nos quedaríamos bastante aliviados, la verdad.

¡Ah! Y que el Obispado nos devuelva a todos, que pa eso es municipal, la Casa de Anchieta, que está usando como Sede Provisional, ya que la histórica ardió gracias a las deficientes medidas de seguridad que tenía y a una estufa mal colocada. Tienen suficientes medios como para alquilar una; o pueden irse al Seminario, que pa eso está vacío en un 90%. ¿¡No eramos una sociedad laica!?
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: