7 de mayo de 2008

Joder, qué fuerte

Sería risible si no fuera por lo triste que es. Acabo de leer que un hombre ha muerto de hambre es una isla rusa, Sajalín, porque la compañía para la que trabajaba se "olvidó" de mandarles comida. A él y a otro compañero, que estaba vivo pero de milagro.
Podría hacer comparaciones con la gente de Dharma en la isla, pero no me apetece nada. Coño, encima al que estaba vivo le debían 18 meses de salario.
También podría hacer paralelismos con la situación de los investigadores en Canarias. Pero no, tampoco lo voy a hacer. Porque no es asunto de risa. ¡Manda huevos! Menos mal que no trabajaban en una base lunar, porque entonces ni siquiera se acordarían de ellos.
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: