2 de marzo de 2008

Me ha parecido tan increíblemente bueno, que no he podido evitar copiarlo y pegarlo directamente, todo él. Directamente, desde Mi Mesa Cojea:

ENTREVISTA EXCLUSIVA CON J.J. ABRAMS, CREADOR DE LOST

PRECAUCIÓN, NIÑOS Y NIÑAS:
Este artículo contiene spoilers, alusiones explícitas a la homosexualidad, celebración de las drogas blandas y hay un momento donde se dice: “paja”.

El sábado estuve tomando unas copas por Bilbao con mi colega J.J. Abrams (viene de vez en cuando a ver el Guggenheim, donde ahora, por cierto, hay una espectacular exposición de surrealistas).

El caso es que una cosa llevó a la otra y acabamos los dos completamente borrachos, fumando un porro mientras veíamos el amanecer sentados en una playa de Getxo.

La conversación que sigue la trascribí al llegar a casa, de modo que las palabras son aproximadas, aunque la esencia de lo que allí se dijo se mantiene por completo:

J.J. ABRAMS: ¿Sabes una cosa, Jose?

JOSE: Dime, J.J.

JJ: No tengo ni puta idea de cómo acabar esa mierda de serie.

J: ¿Qué serie?

JJ: ¿Qué serie va a ser? Lost.

J: ¿En serio?

JJ: Te lo juro por Dios.

J: Joder, pues eso es un problema. Hay un montón de gente esperando el final.

JJ: Ya lo sé. Estoy jodido porque, ¿sabes?, esa porquería se me ha ido de las manos. Yo quería hacer una historia de amores cruzados, algo bonito, pero los productores empezaron a meter mano. Ya sabes cómo es eso. Que si mete un rugido por aquí, que si un humillo negro por allá quedaría estupendo… Para cuando me quise dar cuenta estaba sentado en el set con un tío de atrezzo preguntándome donde ponía la escotilla. Y yo le digo: “¿de qué cojones me estás hablando?” Y el tío me dice: “el productor me ha pedido que hagamos una escotilla y, bueno, aquí la tienes”.

J: ¿Me estás diciendo que nada estaba planeado?

JJ: Lost iba a ser una historia de amor entre un médico y una presidiaria. Según mi boceto de temporada, en el capítulo 3 salían de la isla, y a partir de ahí, todo transcurría en cafeterías y apartamentos de Los Ángeles.

J: Joder. Pues sí que ha cambiado.

JJ: ¿Sabes John Locke, el calvo?

J: Sí, claro, es un gran personaje.

JJ: Se supone que tenía que ser gay. Tenía una trama cojonuda para él. Volvía a Los Ángeles y se enamoraba de un congresista del Partido Republicano. Negro. ¿Qué te parece? ¡Homosexualidad interracial con implicaciones políticas! Era genial. Entonces aparece el productor y me dice: “John Locke es una puta mierda de personaje”. Le digo: “¿por qué?” Y me dice: “Porque es calvo y es maricón y va en silla de ruedas. Nadie quiere ver a un calvo maricón en una silla de ruedas por la tele. La gente quiere ver al puto Rambo”. Así que tuve que reescribir el guión para que John Locke fuese Rambo.

J: Dios... ¿Y qué tienes planeado? Porque, quiero decir, esa serie tuya es un lío de cojones. ¿Cómo piensas acabarla?

JJ: Tengo varias opciones, pero no consigo decidirme.

J: A ver, cuéntame, a lo mejor puedo echarte un cable.

JJ: ¿Lo has dicho con segundas?

J: ¿El qué?

JJ: Lo del cable.

J: Oh, no, mierda. Perdona, ni lo he pensado.

JJ: En fin, es igual. A ver, la opción que más me convence es que todo sea la fantasía de un niño retrasado que está en coma.

J: Ya.

JJ: ¿No te mola?

J: No, no es eso, es que… O sea, quiero decir, ¿no crees que la gente se sentirá decepcionada? Porque da la impresión de que les estás diciendo: “¿sabes eso que tanto te gusta y que llevas viendo cuatro años? Pues es la fantasía de un subnormal en coma”.

JJ: El subnormal en coma es una metáfora de mí mismo.

J: Ya, tío, lo he pillado, pero no sé si es lo que los frikis esperan, ¿entiendes a lo que me refiero?

JJ: Sí. Hay otra opción.

J: Dime.

JJ: La isla no es una isla.

J: ¿No? ¿Y qué es?

JJ: Un planeta. Un planeta con consciencia de sí mismo que flota en el mar. Entonces, al final de la serie, cuando están a punto de rescatarlos, de pronto todo empieza a temblar y la isla despega. Literalmente. Y Lock y Sayid y Jack y Kate y su puta madre, se van todos a tomar por el culo. Y yo retomo las riendas de mi carrera.

J: Tío, estás lleno de ira. Creo que deberías pensar un final un poco más… coherente.

JJ: Se dice pronto. Esa serie no tiene ningún puto sentido. Haga lo que haga, me van a dar hostias hasta en la licencia de armas.

J: Sí, es posible. Pero, ¿sabes una cosa? Que te quiten lo bailao.

J.J. se ríe y yo río con él. Son las 7 de la mañana. Nos despedimos, él se va a su hotel y yo me voy a casa. Nada más meterme en la cama, me llega un mensaje. Es de J.J. Dice:

“¿Y SI TODA LA SERIE ES LO QUE PIENSA DIOS MIENTRAS SE HACE UN PAJA?”

Le respondo:

“ESTÁS FUMAO. DUERME.”

Un gran tipo este J.J. Pena que sea americano. Sería un guionista cojonudo para Los Serrano.

Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Guicciardi dijo...

Joder..., acabas de sacar a relucir mi peor temor: que el final de LOST sea una grandísima parida.

Temo argumentos como: "están todos muertos y la isla es el purgatorio", etc...

exseminarista ye-ye dijo...

Pues contigo, ya somos muchos. Aunque los guionistas de verdad dicen que todo tendrá sentido, nos tememos lo peor...

Corleone dijo...

Joder, espero que no, que estoy empezando a verla y sólo me faltaba que el final fuera una pequeña bosta de mierda...

Erebus dijo...

Como al final sea un final tipo "Los caballeros de la mesa cuadrada" de los Monthy Pyton creo que va a haber más que palabras, pero me hago cargo de la situación del gionista. ¿Alguien aquí ha visto el ánime Evangelion y el final "The end of Evangelion", pues pasa lo mismo, el final fue tan acojonantemente raro para la serie que tuvieron que hacer una pelicula para explicar el final. Hoy en día, a pesar de ser la gran obra maestra del ánime sigue siendo un misterio de explicación para poder explicarla, pero es una obra maestra. A Lost puede pasarle lo mismo: o su final lo convierte en "Plan 10 del espacio exterior" o lo elevan a la categoría de mito. Aun así, aviso para el guionista: No abuse de las drogas, que son un recurso fácil de lograr inspiración pero luego no lo entiende ni su **** madre.