20 de febrero de 2008

Un "dictador" se retira

Vuelvo a recalcarlo, ni soy comunista, ni socialista, aunque a lo mejor algo de ...ista tengo (pero no fascista, je...). Mas me gustó la columna de opinión "El mapa del mundo", la de hoy en concreto, titulada "Absuelto por la historia" en Público, que procedo a anarrosear. Como bien dicen:
En época de mentiras, contar la verdad se convierte en un acto revolucionario
George Orwell
Así que ahí va:
Fue ayer, 19 de febrero de 2008, cuando el mundo supo que Fidel Castro dejará de ser el presidente de Cuba. Repasemos fríamente cómo ha sucedido. Se celebraron en octubre elecciones donde votó el 96% de los cubanos, se eligieron los diputados que integrarán el Parlamento, y el 24 de febrero éstos decidirán quiénes integrarán el Consejo de Ministros y quién presidirá el Consejo de Estado (jefe de Estado). Y no será la misma persona que hasta ahora porque su estado de salud no se lo permite, y así lo hace saber.

Antes de llegar a esta situación, dijeron que comenzaba el final del socialismo cubano cuando vieron a Fidel Castro marearse en un mitin en el año 2001 en La Habana, lo repitieron después cuando tropezó en Santa Clara y se fracturó varios huesos en 2004. De nuevo lo anunciaron en el momento que anunció su retirada temporal del poder por una grave intervención quirúrgica en 2006. Mientras tanto, durante toda su presidencia, se contabilizaron más de seiscientos intentos de asesinarlo.

Desde La Habana estoy comprobando la paradójica situación de que un país cambia de jefe de Estado, y es precisamente en el resto de las naciones donde se produce la polémica y la convulsión, mientras que aquí no pasa nada, el pueblo cubano lo afronta con toda naturalidad y tranquilidad. No es que el Gobierno no haga declaraciones o reacciona oficialmente ante el acontecimiento, es que la vida sigue con normalidad absoluta mediante se encaja la noticia que era un secreto a voces entre los cubanos.

Odiado y amado como pocos líderes del mundo, ha sido absuelto por la historia de su intento de derrocar al dictador cubano Fulgencio Batista. Quien nunca le absolvió ha sido el país que más golpes de Estado y crímenes ha cometido en el último siglo, ni los grandes emporios empresariales que no pudieron saquear Cuba. Y, observando los grandes medios de comunicación, parece que tampoco por quienes se han alineado con el dinero y el mercado en su objetivo de criminalizar a una revolución, un Gobierno y un pueblo que sólo ha exigido y defendido su derecho a elegir su futuro y defender su soberanía.

Si Fidel Castro hubiera regalados las riquezas de su país a las potencias extranjeras como hicieron tantos presidentes latinoamericanos, hubiera negado el derecho a la salud a los cubanos como hacen los gobernantes de la mayoría del planeta, no hubiera luchado contra el analfabetismo para lograr que Cuba fuese el primer país en que no existiese ningún ciudadano que no supiese leer y escribir, y no se dedicase a esa peculiar injerencia de enviar médicos y maestros a los lugares más recónditos y pobres del mundo, seguro que hoy líderes mundiales, grandes medios de comunicación e ilustres columnistas estarían difundiendo a coro sus loas y panegíricos al “líder cubano”.

Pero como hizo todo esto, quien le aplaude, le saluda, le admira y le sigue considerando un referente ético y digno para los pueblos, son los millones de cubanos y no cubanos que aprendieron que se puede enfrentar al imperio más poderoso del mundo, que descubrieron que, hasta en los momentos más duros, otro mundo era posible, y que la solidaridad no podía ser derrocada por el dinero, el mercado y la mentira.

Pascual Serrano
Y sí, vale, es una dictadura comunista, pero...

Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

vespinoza dijo...

Hace 20 años que Fidel sobraba

exseminarista ye-ye dijo...

Si no te digo que no, pero dentro de mí hay una fuerte lucha entre la razón (dictadura) y las emociones (sí, pero...), así que no lo juzgo por el mismo rasero que podría usar con Pinocho o con el gallego, uno que es complicado y contradictorio...

Migue dijo...

"otro mundo era posible, y que la solidaridad no podía ser derrocada por el dinero, el mercado y la mentira."

Buena frase, conmovedora, pero muy mal empleada. Lo primero que hay que hacer, amigo, es predicar con el ejemplo.

(Dinero) La fortuna de Castro se estima en 900 millones de dólares, además de manejar todo el dinero de Cuba como si fuera su cuenta corriente personal.

(Mercado) Es accionista en más de 500 empresas extranjeras que operan en Cuba.

(Mentira) En 1959, Fidel Castro consiguió subir al poder no precisamente con verdades
.

Por muy buenas que sean tus ideas o tus intenciones, por muy bueno que pudiera ser el resultado, desde el momento que pretendes imponerlas a golpe de ejército, todo se va al carajo.