3 de febrero de 2008

¿Política?

Que quieres que te diga; ya, de entrada, me parece mal, muy mal, que vuelvan a dejar a más de un décimo de la población de Euskadi sin representación política. Creo recordar que esto de la democracia era algo como "no moriría por tus ideas, pero moriría porque puedas defenderlas" (donde digo moriría di que te apoyaré, no más que vida sólo hay una). Y por mucho que ciertas ideas sean asesinas, más peligroso me parece prohibirlas por completo (¿¡cómo se puede quitar la representación política de más de 100.000 personas sólo porque los muy capullos están de acuerdo con la violencia!? ¿Callándoles se consigue algo?).
Pues encima parece que la extrema derecha de este país no sólo pretende impedir que toda esta gente hable. Están intentando también que impidan al Ibarretxe hablar en Stanford. Y no es que me apetezca escucharle; ni estoy por allí, ni si estuviera me acercaría. Pero, la cosa de la democracia creo que consiste en dejar hablar y escuchar; ¡dios!, si fuera por callar a la gente, me resulta mucho más desagradable tener que oír a Josema cada vez que la caga, que actualmente es siempre que abre la boca, ¡hottia ya!.
Así que si crees en la democracia y si crees que hablar no es delito, pues firma aquí (bueno, ahí es el manifiesto; aquí es el formulario).
¿Cómo era aquello? Primero fueron por los independentistas, pero como yo no lo era, no dije nada, después fueron por las mujeres, pero como nunca he abortado, no me preocupé, entonces fueron por.... ¡Basta ya, joer!
Hala, me adhiero vía A sueldo de Moscú.
Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Sipero dijo...

Pues... yo estaría contigo si no se demostrase que estos partidos están desviando el dinero que se les da por tener representación a la financiación de ETA.

Y francamente, prefiero que cien mil individuos se queden sin voz a que con mis impuestos se compren bombas que podrían pillarme a mí por medio.

exseminarista ye-ye dijo...

Sinceramente, creo que eso es demagogia pura y dura. Y nosotros no les damos dinero, se le da lo que les corresponde, en base a la cantidad de votantes que han tenido.
Tampoco quiero que con mi dinero presenten recursos contra el matrimonio homosexual, pero se hace; tampoco quiero que un porcentaje de impuestos vaya a una iglesia parcial y antidemocrática, pero se hace.
Te recuerdo, empezamos prohibiendo lo que nos resulta más "cómodo" y a saber como se acaba.

sipero dijo...

Ah.... ¿que pones al mismo nivel el matrimonio homosexual, la financiación de la iglesia y el terrorismo?

Pues mira, me interesaba tu blog, pero después de esto cuenta con un lector menos.

Que te vaya bonito.

exseminarista ye-ye dijo...

Los pongo al mismo nivel, en tanto en cuanto el PP y la Iglesia están atacando a la libertad del individuo que no cree en ellos y los jueces, vía leyes demagógicas, para contentar a la masa, a la libertad de elegir representantes por parte de ciudadanos (aunque ellos no quieran serlo).
Y como decía el gran Ja, vía Maki: pos fale, pos bueno, pos malegro.