15 de noviembre de 2007

Perich

A los picapedreros, cuando les condenan a trabajos forzados, les obligan a escribir poesías.
Aunque claro, no todos los picapedreros (por mencionar un gremio de trabajadores manuales) son iletrados, a los que no le gusta ni leer, ni la poesía; por poner un ejemplo, recuerdo que a un empleado de basurero en la península le dieron uno de los premios nacionales de poesía más importantes. Pero bien, puede ser la excepción que confirma la regla (lo cuál viene a ser una paradoja autorreferente, creo que se dice, que leí el otro día puede que en Alt1040; es decir, si la excepción confirma la regla, por lo tanto, esta regla tiene que tener su excepción, por lo que no se cumple siempre...).
Share/Save/Bookmark

No hay comentarios: