5 de noviembre de 2007

A.I. y los JJ.OO. de Pekín

Copio y pego la campaña de A.I. Si estás interesado, pues firma:

Pekín 2008: que todos vean
a qué se juega en China

Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 son un escaparate a través del cuál China quiere mostrarse al mundo. Pero, ¿qué es lo que quiere mostrar exactamente?

En Amnistía Internacional estamos seguros de que el gobierno chino no desaprovechará la ocasión para exhibir la pujanza económica de su país, su desarrollo tecnológico, su tremenda capacidad organizativa… y tampoco nos cabe ninguna duda de que hará todo lo posible para ocultar la otra realidad de China.

Allí se producen más ejecuciones que en ningún otro lugar del mundo, y la pena de muerte se aplica sobre 68 delitos —algunos de ellos económicos— con prácticas tan escalofriantes como la extracción inmediata de los órganos de los ejecutados.

También se reprime a los periodistas, se censura Internet, se encarcela y se tortura por delitos de conciencia... Las propias autoridades chinas prometieron mejoras en los derechos humanos si su candidatura olímpica era elegida: ahora deben demostrar al mundo que cumplen esa promesa.

Mucha gente, dentro y fuera de China, espera que los Juegos Olímpicos impulsen una era de cambios en el gigante asiático, pero nosotros creemos que se necesita mucho más para mover a ese gigante.

Ahí es donde entras tú. Firma ahora nuestra petición.


Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Erebus dijo...

La cultura oriental es un tema que me interesa sobremanera. No sólo Japón y todas las frikadas que de allí llegan. Estudio filosofía, y para mí, Oriente, y en especial China, son los grandes olvidados. Entre otras cosas, las artes marciales que hago, estuvieron prohibidas allí durante años. Sólo ahora se empieza a levantar un poco la prohibición. Pero aún queda mucha tierra podrida debajo. Os suena el escándalo del Gong Su Fan. No eran una secta, no tenían una idea religiosa, tampoco un arte marcial, era un sistema de relajación, pudimos verlos tranquilamente sentados meditando y haciendo sus ejercicios en mitad de la batalla de Seattle. En China, país del que surgió, fue prohibido, y sus practicantes, perseguidos. Hubo una época en la que, a la par que las desapariciones de esta gente se incrementaba, también crecían de manera notoria la donación de órganos desde China. Algo horrible. Y hay más. Todo el mundo piensa que la dictadura que más gente mató fue la de Hitler en la Alemania nazi, pero eso no es cierto, murieron millones de personas más durante la época de Mao en China.
Firmare esa petición, por Odín.

exseminarista ye-ye dijo...

Ya, yo también lo hice (hubiera estado feo que la colgara sin haberlo hecho), pero con firmitas sólo y temiendo y deseando como hacen todos los países al gigante chino, seguirán teniendo carta blanca para hacer y deshacer a su antojo por toda la eternidad, me temo.

Erebus dijo...

Ya sé que esto no sirve ni servirá para lavar nuestras conciencias, ni para poder decir "hice lo que pude". ¡Ni de lejos! Si las campañas de recogida de firmas fueran realmente efectivas creo que no habría forma de saber como serían las cosas. Pero al menos algo se hace. Poco pero se hace. Seguiremos firmando cosas como ingenuos, al fin y al cabo, sirven de aliento a esas organizaciones que sí hacen algo. Y recuerda este estribillo de una canción de HammerFall: "Nothing on Earth stays forever..." Esperemos que así sea.
Pero mientras tanto, hagamos algo. Aunque sólo sea quejarnos. (Se nos da tan bien)